Subir

Villa Adriana.

Parte de Villa Adriana

Villa Adriana, inmensa, majestuosa y sugerente, se mantiene impregnada del carácter del Emperador Adriano.

 

El gran embalse de Villa Adriana

El embalse de Villa Adriana

El gran libro escrito por Manuel Francisco Reina “La Coartada de Antinoo”, describe a la perfección los amores de Adriano con Antinoo, un bellezón de la época. Es una obra maestra que ilustra claramente al emperador, su forma de vida, su entorno, su forma de ser y de sentir. Después de leer el libro y ya viviendo en Roma, me atraen tremendamente los sitios relacionados a la vida de Adriano. He visitado la que fue su Villa, la ciudad que mandó construir en Tivoli.

La Villa Adriana fue construida a partir del 117 d.C por el emperador como su residencia fuera de Roma. Es la más importante y la que conserva sus restos en pie de la época de la antigua Roma, tan grande e importante como Pompeya.

 

 

Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999..

Se encuentra a un paso de Tivoli, sede de arzobispos.

Al final de los años del 1400, el Papa Alessandro VI Borgia promovió su excavación en la que se encontraron las estatuas de las musas que actualmente se encuentran en el Museo del Prado en Madrid.

En el 1500 se llevaron a cabo las excavaciones en las que yacían enterrados los tesoros de la Villa Adriana. Muchos coleccionistas de la época los adquirieron, fueron los nobles romanos, los Papas, cardenales y sobretodo los coleccionistas ingleses que se hicieron con alguna pieza de este espacio imperial.

Villa Adriana, es un lugar en donde las ruinas hablan por si solas que describen a la perfección aquellos placeres que Adriano buscó, espacios imponentes, termas pequeñas y grandes, estanques, palacios, un estadio e infinidad de rincones que con muy poca imaginación se puede revivir la grandeza de la que siempre se rodeó el gran Adriano.

Tivoli está a media hora en coche del centro de Roma, merece le pena visitar la Villa Adriana.

 

 

Restos de uno de los palazzos de Villa Adriana

Restos de uno de los palazzos de Villa Adriana

 

 

 

Palazzo

Palazzo

Terma grande

Terma grande

 

 

Camino al templo de Venus

Cipreses plantados en el 1700 por el Conde Fede.

 

Templo de Venus

Templo de Venus

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Alicia Romay

Deja un comentario